Para empezar a controlar los nervios, primero debemos aprender a controlar nuestra mente.
Tomar control de nuestras emociones, pensamientos y acciones al momento de afrontar toda situación que nos ponga nerviosos.

Cada uno de nosotros reaccionamos de manera diferente ante las cosas que nos suceden. Para algunas personas una situación “x” le pondrá “los nervios de punta”, mientras que para otros, la misma situación no les alterará su estado emocional ni su sistema nervioso.

Es importante distinguir que no es lo mismo una situación tensa esporádica que permanente.
Nos podemos poner nerviosos antes de rendir un exámen, al hablar en otro idioma a un extranjero, el cantar en público o cuando tenemos que trabajar bajo presión. De la mayoría de los casos se desprende que la práctica y la experiencia van a ser un buen remedio contra este tipo de nervios.

Si o sí vamos a tener que lidiar con esto y en la medida que vayamos ganando confianza en nosotros mismos, los nervios van a ir desapareciendo gradualmente las veces que le siguen.
Tal es así que luego de cantar 300 veces arriba de un escenario ante 200 personas, la misma situación ya no generaría tantos nervios si se vuelve a repetir.

Ahora bien, los nervios para situaciones esporádicas es una cosa, pero qué pasa cuando ya vivimos en un estado nervioso general, o nos ponemos nerviosos ante el menor estímulo.

A lo largo de nuestra vida tenemos que ir lidiando con distintos problemas, que en mayor o menor medida nos generan estrés. El efecto acumulativo que puede haber a lo largo de los años puede resultar en un estado de alteración de nuestro sistema nervioso central.

En ese caso controlar los nervios es más dificil y lo peor es que cada cosa ya nos pone nerviosos y/o en un estado de ansiedad.

En cualquiera de los dos casos uno está nervioso por lo general cuando:

  • No puede controlar una situación determinada (sensación de pérdida de control)
  • Tiene temor
  • Tiene incertidumbre
  • Tiene sentimientos de mucho enojo
  • Está bajo una situación de presión laboral, familiar, etc

Para controlar los nervios en distintas situaciones debemos empezar a ejercitar más nuestra mente para que responda de manera calmada frente a lo que nos pasa. Para ello antes “x” situación, conviene primero tratar de aquietar y tranquilizar nuestra mente que luego va a relajar nuestro cuerpo y por ende vamos a estar en condiciones de tomar mejores decisiones.

Tips para controlar los nervios

Propongo los siguientes tips para pasar de un estado nervioso a uno más relajado. Puedes probar cualquier de ellos o bien comentar si conoces de otra técnica que te de resultados.

  • Hacer ejercicios de respiración
  • Tomar una infusión de manzanilla o tilo
  • Contar hasta 100 pausadamente
  • Visualizar que todo va a salir bien
  • Analizar y procesar nuestros pensamientos. Una buena manera es escribirlos en un papel.
  • Pegarse un baño caliente en la ducha.
  • Escuchar música.
  • Empezar a realizar movimientos corporales más lentos.
  • Entrar en contacto con la naturaleza
  • Contarle a alguien aquello que nos pone nerviosos. Podemos tener un punto de vista distinto sobre el problema.

Estas son algunas ideas que pueden ayudarte a relajarte.

Anuncios