La deficiencia auditiva, además de la incapacidad o disminución de la audición, va a suponer en el niño una serie de consecuencias que estarán condicionadas por factores tan diversos como la edad de aparición de la deficiencia auditiva, el grado de pérdida auditiva, el nivel intelectual del sujeto, la existencia de restos auditivos, la colaboración e implicación familiar, la rehabilitación realizada, … Con mucha frecuencia se comete el error de creer que todos los deficientes auditivos son iguales y que su problema se centra únicamente en su pérdida auditiva, cuando en realidad el problema es mucho más complejo y es el desarrollo integral del sujeto el que se ve afectado de una manera global. Las implicaciones que pueden aparecer como consecuencia de una deficiencia auditiva, serán más o menos significativas en función del grado de pérdida auditiva, si bien este planteamiento nunca se corresponderá totalmente con la realidad, debido a los factores anteriormente expuestos. En el hipoacúsico las consecuencias aún siendo notorias, no supondrán alteraciones insalvables, mientras que en el sordo, las consecuencias son tantas y tan importantes que todo su desarrollo personal se ve comprometido. Implicaciones de la deficiencia auditiva leve (20-40 dB)

– El lenguaje del niño no se verá afectado y solo aparecerán pequeñas alteraciones fonéticas. – Presentará dificultad para percibir la voz baja o sonidos lejanos de baja intensidad.

– Pueden ser alumnos dispersos, con baja atención. – En muchos casos la deficiencia auditiva es transitoria, como consecuencia de un proceso infeccioso. Implicaciones de la deficiencia auditiva moderada (40-70 dB)

– Puede existir un lenguaje empobrecido con problemas de articulación y de movilidad del paladar, lo que supondrá una nasalización excesiva y una intensidad de voz inestable.

– Se pueden presentar alteraciones fonéticas y prosódicas de importancia así como alteraciones estructurales en la sintaxis.

– Presentarán problemas para percibir una conversación normal.

– Pueden presentar aislamiento social y dificultades comunicativas, alterando en ocasiones su integración en el grupo de clase.

– Pueden aparecer problemas en el seguimiento del curriculum, debido a su dificultad para comprender adecuadamente las explicaciones y a su pobreza de vocabulario.

– Se puede producir algún retraso en el aprendizaje y dominio de la lecto-escritura. Implicaciones de la deficiencia auditiva severa (70-90 Db)

– El ritmo articulatorio y los elementos prosódicos del lenguaje están alterados. – Percibirá únicamente sonidos intensos, con dificultad en las frecuencias altas. – Presentará graves problemas en la comprensión y expresión del lenguaje oral. – Se presentarán problemas para estructurar adecuadamente el lenguaje tanto oral como escrito. – Será necesaria una adecuada adaptación protésica.

– Los problemas de aislamiento e interacción social se incrementan.

– En la mayoria de los casos será necesario utilizar la lectura labial, para compensar su dificultad comprensiva. Implicaciones de la deficiencia auditiva profunda o sordera (más de 90 dB) En pérdidas auditivas profundas o sordera, las consecuencias derivadas de la deficiencia, son muchas y repercuten en aspectos tan importantes como el desarrollo cognitivo, el desarrollo socioafectivo, la comunicación, la personalidad, … La principal consecuencia que se presenta en una persona sorda es su dificultad para comunicarse con el mundo que le rodea y de ella se van a derivar el resto de implicaciones. Estas son tan amplias y afectan a tantas áreas, que sería muy extenso su desarrollo, por lo que nos centraremos en los aspectos más relevantes. Consecuencias en su desarrollo cognitivo

– Su desarrollo cognitivo se ve mermado debido al déficit informativo y la falta de aprovechamiento de sus experiencias, lo que deriva en una falta de motivación para el aprendizaje.

– La pobreza de la información que reciben, en ocasiones incompleta e incluso errónea, contribuye a la creación de una personalidad egocéntrica, con dificultad para comprender y aceptar normas.

– Presentan dificultades a la hora de planificar sus acciones y de reflexionar, actuando de manera impulsiva e inmediata, sin calcular muchas veces las consecuencias de sus acciones.

– La audición es temporalidad, mientras que la visión es estática e instantánea. Por ello para el sordo solo es comprensible el presente, lo palpable, lo físico. Su visión del mundo es estática y presenta gran dificultad para contemplar una situación desde otra perspectiva, por ello les cuesta un enorme esfuerzo intentar comprender otras posturas u opiniones.

– Tienen gran dificultad para realizar tareas de abstracción o razonamiento, así como para formular hipótesis o proponer diversas alternativas.

– La pobreza o ausencia de un lenguaje interior, dificulta enormemente el desarrollo y la estructuración del pensamiento y del lenguaje.

– Los problemas que presentan en la comprensión lectora se deben principalmente a su dificultad para la codificación fonológica y a su pobre memoria secuencialtemporal, así mismo presentan dificultad para comprender determinadas construcciones sintácticas y el uso de los nexos. Consecuencias en las funciones sensoriales y motoras

– La pérdida de la audición supone la carencia de un sentido fundamental, por lo que la visión cobra un papel primordial. – Se produce un desequilibrio en su estructuración espacio-temporal, dado que su falta de audición no le permite desarrollar adecuadamente su orientación en el espacio

– La pérdida del sentido de la audición, supone una dificultad para estructuración del tiempo y la apreciación del ritmo.

– Al sordo le resulta imposible aunar experiencia y comunicación al mismo tiempo, la visión es su único canal de información y por tanto no puede dividirlo. A diferencia del oyente no puede realizar una tarea y simultaneamente recibir información auditiva.

– La lesiones del oido interno, llevan en ocasiones aparajedas alteraciones del aparato vestibular, por lo se producen problemas de equilibrio en algunas personas sordas.

– La falta de audición, supone una disminución de la exploración que el sujeto hace del medio y por tanto la información recibida es menor, reduciendose la recepción de estímulos. Consecuencias en el desarrollo socioafectivo

– Los procesos comunicativos de interacción entre el adulto y el niño sordo son más pobres y su contenido se reduce sustancialmente, debido principalmente a la falta de dominio de un código de comunicación común para ambos. Ello supone, la insuficiente explicación de los hechos, el porqué de las cosas, las consecuencias de sus actos, en definitiva, le falta información sobre el funcionamiento y las normas que rigen nuestra sociedad y los valores sobre los que se sustenta. Por ello en ocasiones, el sordo en ocasiones presentará un comportamiento inadecuado, como consecuencia de su desconocimiento y falta de información.

– Está dificultad que en ocasiones tienen los padres para comunicarse con sus hijos y dar las explicaciones necesarias sobre las normas familiares y sociales, producen una permisividad, que si se mantiene, es muy perjudicial para el desarrollo de la personalidad del niño.

– Las características de tono, intensidad y ritmo, que presenta el lenguaje nos permiten distinguir situaciones comunicativas de afecto, ternura, enfado, etc. . Estas emociones son difilmente percibidas por el sordo, dado que su canal auditivo se encuentra gravemente alterado, limitandose la comprensión de estas situaciones a las percepciones visuales, que en ocasiones dan lugar a errores.

– La pobreza de información y la falta de dominio del entorno más cercano, producen como consecuencia, que el sordo se muestre desconfiado, egocéntrico, susceptible y en ocasiones impulsivo.

– El sordo, en situaciones de comunicación con oyentes, percibe frecuentemente que no le entienden y que él, no entiende a los demás, por lo que se producen situaciones de incomodidad y aislamiento, que van a repercutir negativamente en futuras relaciones de tipo social con el mundo oyente.

– En ocasiones el sordo presenta una baja autoestima, se sienten diferentes al resto de los niños, no tienen un modelo o referente con el que identificarse y su comparación con los oyentes les produce sentimientos de inseguridad e infravaloración.

– El sordo presenta con frecuencia dificultad para aceptar la frustración, como consecuencia del bajo control que los agentes externos (padres, profesores, etc.) ejercen sobre su conducta y que resultan permisivos, favorenciendo así mismo el egocentrismo.

– El egocentrismo, la inmadurez, la impulsividad, etc. , no son rasgos o conductas inherentes a la sordera, sino que son consecuencia del tratamiento que desde la familia, la escuela y la sociedad, se le da al niño sordo y por tanto modificables en un contexto. Es importante indicar, que en niños sordos competentes en lenguaje oral, todos estos rasgos disminuyen sustancialmente y su comportamiento socioafectivo se normaliza, favoreciendo y aumentando sus interacciones sociales.

Yo tengo una audiccion de 70 Db(decibelios,significa grado segun la parogragama de la escucha)

y tenia cuestiones sociales,tales como comunicacion …te puede interesar como es la persona con dficiencia.de 100% personas no saben que es discapacidad auditiva,nosotros en mi mundo no somos perfectos como tu,no tenemos un reto de la perfeccion es mas hay que saber…¿Que es lo mas importate que parecemos a tu? a vos usted tambien que sienten que ven sin escuchar nada universo total y muerto.Imaginate que vos no tenes audiccion y que hces.aaaaaa! viste no escuchas nada y todos por lo qu escuchan musica a nosotros nos cosamos seguir letras.No tengo buen oido de tocar musica y persiguir intrumentos…

Bueno gracias por conocer !!!!!!

Anuncios